Síguenos en Síguenos en twitterSíguenos en facebook
Alimentación
y deporte

Próximamente, iremos ampliando
los contenidos de esta sección

Dra. Laura Isabel Arranz
Dra. Laura Isabel Arranz
Farmacéutica, doctora en Alimentación y Nutrición por la Universidad de Barcelona (UB).
Departamento médico de Zambon, SAU.
Profesora asociada en el Departamento de Nutrición y Bromatología, en la Facultad de
Farmacia, UB.
Especializada en educación alimentaria para la salud, control de peso, nutrición en dolor
crónico, fibromialgia, fatiga crónica y otras patologías relacionadas.
Autora de varios libros como Manual de Fibromialgia, Nutrición y calidad de vida...
La Dieta Mediterránea, un aliado en el deporte

Los estudios han demostrado que la práctica deportiva potencia los beneficios para la salud de la Dieta Mediterránea, pero ¿beneficia la Dieta Mediterránea a la práctica deportiva?

La Dieta Mediterránea es literalmente un tesoro nutricional
La Dieta Mediterránea es literalmente un tesoro nutricional
En 2010 fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO y en 2013 se presentaron los resultados del estudio PREDIMED, el más grande jamás realizado con una dieta, en el que se demostró su papel protector cardiovascular y coadyuvante del mantenimiento del peso corporal. Está definida como el modo de alimentarse basado en patrones dietéticos de los países mediterráneos, como España, Portugal, sur de Francia, Italia, Grecia y Malta, aunque la Dieta Mediterránea es también un estilo de vida.

La combinación de ingredientes de la agricultura local, el uso de productos de temporada, las recetas y formas de cocinar propias de cada lugar, el hecho de compartir las comidas, las tradiciones y un clima benigno que favorece la práctica de ejercicio físico moderado a diario, son factores que aportan un claro beneficio para nuestra salud.

A nivel dietético
A nivel dietético
A nivel dietético, se caracteriza por un elevado consumo de productos vegetales (frutas, verduras, legumbres, frutos secos), uso de pan y otros cereales integrales, presencia del aceite de oliva como grasa principal, aporte de proteínas en forma de legumbres, huevos, pescado y carnes blancas, el bajo consumo de carnes rojas, el uso de cebolla, ajo, vinagre y especias locales como el tomillo, el romero, el orégano, la albahaca, el perejil, etc, y el consumo regular de vino y cerveza en cantidades bajas.



En ningún caso la información facilitada constituye asesoramiento por parte de Zambón. Acuda a su médico.